Viaj-arte vivir y no pensar

Mantener las delicias de la serenidad, la tranquilidad y la veneración en balance armónico con cronos y kairós es un signo del El Turismo Slow. Reivindicando la escala de valores humanitarios. Basada en la oposición de trabajar para vivir. Ya que el Turismo Slow integra la biodiversidad y la reivindicación de las culturas locales. Así como destinando inteligente el uso de los instrumentos digitales del siglo XXI, de comunicación e interactividad que beneficien las redes civiles de los seres humanos en su milenaria identidad cultural, no de los depredadores capitales instantáneos.
Este es considerado un movimiento, que desde 1986, se sumaron a 80 ciudades, casi todas en Europa.  Estas se distinguen por poca mercadotecnia globalizada de agencias de viajes, sino con algunas formas como: las invitaciones, las sugerencias o las recomendaciones de boca a boca , de conocidos o familiares en las calles, blog, foros o sitios web’s sustentables, personales o de los nativos locales.
Lo que provoca reducción de la contaminación, límites a lo «mega» –mega-mercados, mega-restaurantes y un claro apoyo al tipo tradicional de comercio turístico tradicional que desde comienzos del siglo XX ha sido depredador a niveles humanos y del medio ambiente. Y ahora vistos con una máscara de lugares turísticos exclusivos, con la particularidad forma de turismo de creación exclusivos para las clases altas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s